• La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca
  • La Voz Ronca

 

Me gustaría compartir este artículo sobre una iniciativa muy interesante en Buenos Aires. Se trata de un foro para compartir errores para que otros aprendan de ellos. Son ponencias de emprendedores que fracasaron en sus proyectos, explican cómo y porqué. El artículo que voy a reproducir a continuación esta sacado de la web www.pequeñocerdocapitalista.com y está escrito por Sofía el 17 de septiembre de 2013

http://www.pequenocerdocapitalista.com/fuck-up-nights-fracasa-y-venceras-o-como-era/  

 

El jueves pasado fui al aniversario de Fuck Up nights, un evento que en lugar de contar las clásicas historias de éxito de los negocios “celebra” los fracasos de los emprendedores con bombo y platillo.

Y tiene toda la lógica del mundo: antes de una verdadera historia de éxito todos tuvimos alguna pequeña o gigantesca metida de pata y esas enseñan más que cuando todo te salió perfecto. Esta idea salió de cuatro cuates que estaban echando mezcales y ya entrados en calor se fueron sincerando respecto a sus cuitas emprendedoras: el proyecto donde escogieron mal a los socios, en el que hicieron sus cuentas alegres y perdieron hasta la camisa, el que les tranzaron la idea… Todos tenían una. Se les ocurrió que el segundo jueves de cada mes ocurriera algo donde pudieran contarlo a otros emprendedores para que ellos también aprendieran en cabeza ajena … Y posiblemente hasta lo usaran de terapia colectiva, si me preguntan a mí.

Señor

Entrepreneur Business Man

 

Cualquier ciudad del mundo.

Apreciado señor.

Escribo esta carta para presentarle sus ideas de otra manera. Debo reconocer que coincido con los principios que profesan los buenos hombres de negocios. Satisfacer las necesidades de las personas y generar valor es el fundamento de la actividad mercantil. Pensar por fuera del cuadro. Romper el molde, son acciones necesarias para hacerlo. Sin embargo, recurrentemente cae en un cuadro.

“Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar”.
Bertrand Russell (1872-1970), Premio Nobel de Literatura

Para algunos, el grado de civilización de un pueblo se mide por su consumo de jabón, ya sea fabricado a partir de grasa humana o no; para otros, son los puentes quienes determinan el mismo, porque unen sus poblaciones facilitando el comercio y las relaciones humanas, son una muestra de sus conocimientos tecnológicos y científicos y, además, expresan su componente artística. Aunque ahora estemos acomplejados y cualquier comentario sobre nuestra capacidad esté acompañado de una coletilla cínica o indignada, España es desde hace tiempo una potencia mundial en diseño y cálculo de puentes, más allá de la inefable supervedette de la arquitectura de origen valenciano y facturas suizas. Y es que, como dijimos en otra ocasión, parece que los puentes que hay en nuestro país si no son de Santiago Calatrava o son romanos, se meten directamente al saco denominado Otros. Pues dentro de ese Otros se encuentran hitos de la obra civil nacional (e incluso mundial), que merecen ser reconocidos. Hagamos un repaso por varias de estas estructuras, algunas más vistosas o polémicas que otras, pero todas excepcionales.

Puente Ingeniero Carlos Fernández Casado

Autor: Javier Manterola (Carlos Fernández Casado, S.L.)

Año puesta en servicio: 1983

Ubicación: Embalse de Barrios de Luna (León)

Característica singular: récord del mundo de luz en puente atirantado.

Ing Carlos Fdez Casado

Las fuerzas del capital financiero harán muy difícil frenar el cambio climático. Algunos dicen que la estructura del sector financiero no facilitará la transición a una economía baja en carbono. El problema es más grave: el sistema financiero es un potente obstáculo para prevenir una catástrofe derivada del calentamiento global.

Para apreciar los alcances del peligro es importante recordar algunos datos. En la actualidad, la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera alcanza las 394 partes por millón (ppm). El CO2 es el gas de efecto invernadero más común (no es el único, ni el más potente). Los modelos más desarrollados sobre cambio climático indican que sólo por debajo de las 450 ppm de CO2 se tiene una alta probabilidad de mantener el incremento de temperatura dentro del rango de los dos grados centígrados. Los científicos consideran que ese umbral no debe ser rebasado si se quiere evitar un cambio climático catastrófico.

 

 

Estudios científicos consideran que para aumentar significativamente la probabilidad de permanecer por debajo de dicho umbral la economía mundialdebe limitar sus emisiones para el periodo 2000-2050 a 886 gigatoneladas de dióxido de carbono (GtCO2). En la primera década del siglo se emitieron 321 GtCO2, así que ya solamente nos queda un volumen disponible de 565 gigatoneladas para el periodo 2010-2050.

Nuestra sociedad apenas nos ofrece ocasiones para aprender el oficio de padre. A nadie se le ocurriría introducir de golpe a un higienista bucal en una consulta del dentista sin haberle enseñado correctamente el manejo de los utensilios bucales. Sin embargo, cuando una pareja se convierte en padres, es como si la sociedad le dijese de buenas a primeras: “Sois padres, no os hemos enseñado gran cosa de este oficio, pero adelante, ¡hacedlo lo mejor que sepáis!”

El primer objetivo de los padres es pues concienciarse acerca de las exigencias que comporta desempeñar el papel de padres. Al tener, como  padres, que poner límites, nosotros los adultos desempeñamos nuestro papel y el niño, protestando, desempeña el suyo. Por lo tanto, no os sorprendáis si a veces tenéis ganas de abandonarlo todo y marcharos ¡Sois perfectamente normales!

 Sin embargo, es preciso saber que CUANTO MÁS ESPERA UN PADRE ANTES DE CAMBIAR LOS MÉTODOS EDUCATIVOS, MAYOR SERÁ LA RESISTENCIA DE SUS HIJOS. Empezar a disciplinar a un hijo en la adolescencia es un desafío que roza la locura.

 

Más artículos...

Página 1 de 5

Inicio
Prev
1

Queridos Ronqueros

¡¡Bienvenidos a La Voz Ronca!!

Con este portal pretendo crear un espacio de expresión y expansión, una especie de facebook de ideas, sentimientos, gustos y disgustos, un lugar donde poder hablar de las cosas que nos interesan sin tener que ponerse pedante, un huequito de sencillez y naturalidad entre tanta pretensión que a veces es internet.

Espero que os guste y sobre todo que participéis, porque este portal nace como PUNTO DE ENCUENTRO, una herramienta para la crítica, el humor y la libertad de expresión. ¡¡Sin vosotros no hay debate!!

Un abrazo muy fuerte a todos y GRACIAS POR ESTAR AQUI !!

Bea

 

Pincha aqui si quieres saber más sobre el alma de LVR Beatriz García de Prado.

 

La Voz Ronca

Crea tu insignia

Inicio Sesión

Tienda on line LVR

Si eres un Ronquero convencido...

Si crees en las cosas diferentes...

Si quieres tener o regalar algo especial... Y sobretodo,

Si quieres colaborar con la causa...

Entra en la tienda on line de  y déjate sorprender.

Originales como siempre. Atrevidos como nunca.